lunes, 29 de junio de 2015

Look, listen and read - Cantos de sirena

Hoy me he transformado en sirena para contaros más a cerca de este ser mitológico que tantas historias ha creado y tanto arte ha inspirado. 



La palabra sirena viene del griego, y literalmente significa "encadenado", aunque también se relaciona con la palabra kimera del sánscrito, que significa animal fabuloso o increíble, lo cual está relacionado también con una deidad griega, Quimera, hija de Tritón. 

Las sirenas que se han representado en la televisión siguen la tipologia de las náyades y nereidas de la mitología griega, hermosa y coqueta, al menos en lo que se refiere a la apariencia física. Esa visión idealizada de las sirenas hará que en el siglo XVI sean un símbolo de prostitución. 

La mitología griega muestra a las sirenas como unas criaturas difusas de origen confuso, probablemente ligado al mundo de los muertos. Según los mitos originales se trataba de seres con cuerpo de pájaro y rostro o torso de mujer, que inequívocamente se distinguen siempre por el hecho de tener una voz musical, prodigiosamente atractiva e hipnótica.En época preclásica comenzaron ya a asimilar, aunque nunca plenamente, ciertos aspectos aislados de otras ninfas como las náyades o las nereidas: en concreto, la asociación más o menos directa con el medio líquido y la fatalidad de su atractivo. Náyades y nereidas resultaban letales para los hombres debido a su naturaleza acuática, si bien eran normalmente benéficas y les prestaban ayuda; en cambio, las sirenas adquirieron un carácter maligno de matiz monstruoso, pues el influjo irresistible de su canto llevaba intencionadamente a la perdición.

Sirena griega
Representación de náyade (Waterhouse) y nereidas (Bussiére)


En Oriente Medio, fruto de la mitología clásica, surge la diosa Derceto, muy similar a la figura de Atargatis (diosa siria), con una morfología anfibia a la que los peces le eran consagrados. 


En algunos cuentos antiguos chinos, las sirenas son una especie cuyas lágrimas se convierten en perlas preciosas. Las sirenas también pueden tejer un material muy valioso que es ligero, hermoso y transparente. Debido a esto, los pescadores querían capturarlas, pero el canto de las sirenas lo dificultaba. En otras leyendas, las sirenas son unas criaturas maravillosas, hábiles y versátiles, además estaba mal visto que los pescadores quisieran capturarlas al contrario que en el primer caso. 


En las Islas Británicas las sirenas son malos presagios. Las sirenas podrían nadar en agua dulce para llegar hasta los ríos y lagos y así ahogar a sus víctimas, haciéndoles creer que eran personas que se estaban ahogando. En ocasiones, las sirenas podrían curar enfermedades. Algunas sirenas eran descritas como monstruos grandes de hasta 600 m.




Es muy conocida en Gales la historia de Dahud, la princesa de Caer Ys, una ciudad que, debido a los pecados de la hija del Rey, fue condenada por los dioses a ser tragada por las olas. Cuando el padre de Dahud escapaba, su hija cayó al mar, y ahí sigue desde entonces, transformada en una sirena, nadando entre las ruinas de Caer Ys. Otra leyenda muy popular es la de Murgen: En el siglo VI, una sirena fue capturada y bautizada en el norte de Gales, y se le enseñó la lengua nativa. Se dijo que no era pez porque cosía y hablaba, pero no era mujer porque podía vivir bajo el agua. La sirena figuró como una santa en ciertos almanaques antiguos, bajo el nombre de Murgen que quiere decir mujer que viene del mar.

En Irlanda se hablaba de merrows. se creía que el número de hembras es superior al de los machos, estos son más feos que sus compañeras: un merrow masculino poseen dientes puntiagudos y rostro semejante a un cerdo. Todos los merrows se caracterizan por las membranas de sus manos, su hostilidad hacia los humanos y sus prendas mágicas, que les permiten atravesar cualquier corriente oceánica. Todo hombre o mujer que le roba la prenda a un merrow tiene poder sobre él, y en muchos relatos, varios hombres esconden estas prendas obligando a las hembras a casarse con ellos. Los hombres ganan así esposas bellas y ricas, pero si la esposa merrow recupera su prenda, la llamada del mar será tan fuerte que acabará abandonando a sus hijos y a su marido.

En la mitología escocesa, hay una sirena llamada Ceasg o "doncella de las olas". La parte inferior de esta sirena es la de un salmón. Se dice que a aquellos que la capturan les concede tres deseos si la devuelven al agua, pero cuando un hombre se enamora de ella, la mujer-salmón lo seduce y lo arrastra a las profundidades. Famosos son también los selkies, hadas marinas que en el mar adoptan la forma de una foca, pero al llegar a la tierra se deshacen de sus pieles para tomar forma de mujer. Al igual que con los merrows, todo hombre que quiera una esposa selkie solo tiene que robarle la piel de foca, pero si ella encuentra la piel, volverá al mar para siempre. Los hijos nacidos de la unión de hombres y selkies tenían membranas que unían los dedos de sus pies o sus manos.

    

Las historias de sirenas también son muy famosas en la península, hay una gran cantidad de relatos acerca de mujeres-pez que seducen a los marinos, aunque en otros, estas ninfas son totalmente benevolentes.

Es famosa en Cantabria la historia de La Sirenuca, una sirena que antes fue humana. Su madre, harta de que la desobedeciera para ir a los acantilados, gritó "Permita Dios que te vuelvas pez", y así sucedió. Desde entonces, alerta con su canto a los marineros de que se acercan peligrosamente a los acantilados. Esta es una de las pocas sirenas completamente buenas de la mitología europea.

En País Vasco son muy populares los seres mitológicos llamados Itsaslaminak, que en castellano significa Lamias del mar. También se les llama Arrainandereak (mujeres-pez). En lugar de piernas o pies palmeados de pato como toda Lamia de las montañas vasco-navarras, poseen una larga cola de pez. Igual que las otras Lamias, las Itsaslaminak peinan sus cabellos con peines de oro de los que dependen totalmente. Quien quiera dominarlas puede robarles el peine, aunque eso las enfurece, pudiendo ahogar al ladrón o traer mal tiempo a las costas. Sin embargo, no siempre son malas y a veces se enamoran apasionadamente de los marineros que rondan por las costas vascas.


En la mitología extremeña también hay sirenas, pero éstas viven en los ríos, de los que salen para ahogar a los hombres después de seducirlos con sus cantos. Se cree que hay una sirena que nada por las aguas del Tajo en Garrovillas, y otra que cada noche de San Blas, sale de la fuente de Luná en Usagre para atraer y ahogar a sus víctimas.

En la mitología gallega existe la leyenda de Marina o Marinha. A diferencia de otras es una sirena buena, toalmente hermosa que se enamora perdidamente del duque Don Froilaz. Los dos tienen un hijo al que llaman Xoan, por la noche de San Juan y que es el origen del Linaje Mariño.

Y hasta aquí la entrada de hoy, espero que os guste y que como siempre os lleve a indagar más. Esto es muy general y particularmente creo que se puede hablar siglos y siglos solo de las selkies. Estoy segura de que hay más que decir acerca de sirenas, pero como lo desconozco, espero vuestras aportaciones en los comentarios. 

V.B, 

No hay comentarios:

Publicar un comentario