sábado, 24 de enero de 2015

Hazlo tú mismo - Anillos con cubertería

Hola, hoy os quiero transmitir una buena idea para conseguir un anillo original a partir de cubiertos, lo más recomendable son las cucharillas. Esto puede ser útil para reciclar una cucharilla que está empezando a oxidarse, está roto o doblado, o plata oscurecida (reacciona con el azufre y con los años se oscurece). Yo os recomiendo meter el cubierto en agua, limpiarlo un poquito y luego, con un paño mojado en una disolución de bicarbonato (de sodio) y agua limpiarlo. Cuando tengáis el cubierto limpio, podemos empezar. Y recordad, que la plata es más maleable que el acero. 

El primer paso, es MEDIR EL DEDO. Para eso vamos a coger una tira de papel y vamos a rodear el dedo. Haremos una marca con lápiz cuando el papel se encuentre. 

Después, tenemos que CORTAR el cubierto y DOBLARLO como si fuese un anillo. Para ello, utilizaremos un alicate. Por supuesto, a la hora de cortar, debemos tener en cuenta no cortar justo la longitud del dedo y dejar unos 2 cm de más. 

Si han quedado bordes afilados, necesitarás una lija gruesa para LIMARLOS. Pero esto puede ser una tarea bastante compleja y que requiere paciencia. Te puedes ayudar de un mechero para calentar el metal. 

Por último solo tienes que ir ajustándolo. Queda mucho más bonito si en vez de cerrar el anillo, superponéis los extremos, pero eso ya es cosa de gustos. Os dejo una imagen-tutorial que ha ido vagando por internet. 


Anillo-creativo -original-cubierto metal-3


Quiero añadir que es más difícil de lo que parece y que hay que tener mucha mano con los alicates para ir doblando el metal, por eso os recomiendo la plata antes que el acero. 
Anillo-creativo -original-cubierto metal-2

En este otro caso han preferido ajustar más el anillo, fijarse más en la medida. Pero esto es mucho más difícil y en mi opinión, queda más bonito en la imagen anterior. 

Espero que os haya gustado, 

Veronique Bourignon.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario